lunes, 28 de noviembre de 2011

MI EXPERIENCIA 5 DÍAS DETOX


DÍA 5 - ÚLTIMO DÍA DETOX


Hoy es mi último día semi detox.
Sigo encontrándome muy bien, aunque cuando esta mañana ha sonado el despertador tenía tanto sueño como ayer.


A pesar del sueño, es increíble la energía que tengo. Y lo más impresionante de todo es que ya no necesito la avena para aguantar toda la mañana. Quizá a vosotros no os sorprenda, pero yo antes, o me tomaba la avena o me moría de hambre. Ahora mi cuerpo sólo pide fruta.


Es genial, sobre todo porque, esta semana que he experimentado con este semi ayuno y sólo he tomado fruta y verdura, me he dado cuenta de que la avena me quitaba el hambre, es verdad, pero también me quitaba toda la energía.


La fruta no sólo me sacia, sino que me permite aguantar más tiempo hasta la hora de comer e incluso más tarde, aunque alargue mi jornada laboral y social más allá de 15 horas seguidas.


Esta mañana no he podido prepararme un batido verde, así que me he llevado un puñado de espinacas y una mandarina para desayunar. Creo que estos días no lo he dicho, pero cada mañana, lo primero que he estado tomado, ha sido agua con limón. Y después, junto con mi desayuno (batido), dos pastillas de espirulina.


Esta mañana he tenido una visita muy agradable. Mi amiga Isabel ha venido a verme y a traerme dos caquis persimon tan grandes como un melón cantalupo!!


Para el resto de la mañana, me había llevado al trabajo una manzana y alguna mandarina más, pero estaba viendo el caqui y la tentación ha sido muy grande! Lo siento, pero he pecado con esta fruta dulce. Y ya no me ha hecho falta nada más hasta el mediodía. Gracias Isabel, estaba muy bueno!


Hoy comía en casa de mi madre. Con ella tengo confianza, y si al principio, cuando le dije hace más de 2 años que me hacía vegetariana, dudó de que fuera "saludable", ahora ya no tengo que darle explicaciones. Mi aspecto y mis análisis son la mejor prueba de que no necesitamos torturar y matar animales para vivir con salud. Ella está tan convencida que incluso se hace batidos verdes de tanto en tanto. Muy bien mamá!!!


Incluso, en su pequeño hotel rural (www.larochera.blogspot.com) ya incluye desayunos vegetarianos, veganos.... y ahora crudiveganos. Sé que es un reto para ella, pero siempre le ha gustado cocinar y agradar el estómago del que la visita... ahora tiene que contentar a mi estómago, y a veces me sorprende con alguna cosilla crudi. Creo que ya sé de quién he sacado mi pasión por la cocina!


Bueno, a lo que vamos... hoy no me ha preparado nada porque no tenía muy claro qué estaba experimentando esta semana así que me he hecho un licuado de pepino y tomate, al que le he cogido el gustillo, por cierto. Y además, son ingredientes muy básicos que encontramos en todas las cocinas, o casi todas.


Este simple batido me sacia suficiente... creo que aún me queda energía del caqui de esta mañana. Por la tarde no paro, de un lado a otro y cuando llego a casa ya empiezo a tener hambre. Abro la nevera y en un momento, tengo preparados los ingredientes para mi licuado de esta noche:


-brocoli
-lechuga
-tomate
-albahaca
-pepino


Qué bueno estaba!! Pero cómo puede ser que disfrute tanto con la comida?



Me ha encantado la mezcla de colores que se queda tras licuar las verduras. En esta foto podéis ver los tres colores de mi licuado de esta noche.





Hoy espero dormir largo y tendido. Mañana no tengo que trabajar y espero levantarme muuuuyyyyyyy tarde! Creo que dormir suficiente también es importante, así que, después de estos 5 días, espero descansar mucho este fin de semana, que no trabajo, y seguir mi adaptación a la dieta crudivegana completa (con semillas y frutos secos).
Aunque quizá en los próximos días sea frugívora con la cantidad de fruta que tengo en la nevera!


Me alegra haber compartido estos días y esta experiencia con vosotros, pero mañana vuelvo, porque la transición es importante! Hasta mañana! 


DÍA 4


Cuarto día de semi ayuno de batidos y licuados. Y 11 días seguidos de trabajo y madrugones. El detox lo llevo bien pero tengo mucho sueño! No sólo es sueño. Creo que necesito un descanso reparador...  A pesar de que sigo durmiendo genial. 
Desde que apago la luz hasta que suena el despertador duermo profundamente, a no ser que mis "peluditas" Mayumi y Bimba la líen a mitad noche y me despierten.


Aun así, me he levantado con la misma energía de los últimos días y me he ido a trabajar en bicicleta.


Esta mañana me he tomado un batido verde. Otra vez de mango y espinacas con pasto de trigo. La fruta ecológica que compré está madurando rápidamente y aunque preferiría no tomar los mangos, por su índice glucémico, no me queda otra. Las chirimoyas ya están madurísimas, igual que los aguacates, pero de esto, nada de nada hasta que no acabe el semi ayuno.
¿Qué voy a hacer? Investigaré si lo puedo congelar...


Además de este batido, que tenía mucha espinaca y menos mango, a mitad mañana me he comido 2 kiwis y sobre la 1 del mediodía, 1 manzana.


La hora de la comida. Hoy tenía que ir a comer a casa de un familiar. Horror!!!!
Pedí que me compraran unos tomates y unos pepinos para licuármelos yo misma cuando llegara al mediodía. 
Bueno, a pesar de que creía que algo iba a pasar, sin embargo, allí estaban mis tomates y pepinos listos para pasar por la licuadora.


Y cómo no, todo el mundo sorprendido. Cada día flipan más conmigo y mis hábitos alimenticios, aunque me respetan. Gracias familia.


A mi licuado le he echado un poco de pimienta. A ver si me calentaba el cuerpo, que hoy es el primer día que tengo un poco de frío.
Y después de la comida... a yoga!!!!


Sigo con más energía que nunca. Y sigo sin tener hambre. Sólo la justa para la hora de mis licuados.


Después de yoga vuelvo a casa en bici. Empiezo a tener hambre. Mucha hambre. Y me apetece fruta, algo que no me gusta comer por las noches porque siento que me hincho. Así que opto por repetir licuado de espinacas y piña. Pongo muchas espinacas, unos 100 gramos, y un poco más de cuarto de piña. Qué bueno está!!!!


Me quedo bien, pero al cabo de una hora y media me rugen las tripas. Mucho. Así que como ya ha pasado suficiente tiempo, desde que tomé la piña (fruta ácida), me hago otro licuado, ahora de calabaza. Ya me queda muy poca, y me sale solo medio vaso. Pero con eso ya me quedo más que satisfecha.


Es la primera vez que he pasado hambre desde que he empezado mi semi detox. No sé si habrá sido porque hoy he tenido un día más movidito de lo habitual. 
Ya no tengo la boca pastosa, así que creo que mi cuerpo ya se ha recuperado del exceso de dulces que me llevaron hasta este semi ayuno.
Aún así, mañana seguiré con batidos y licuados y el fin de semana empezaré a introducir fruta como plátano o chirimoya y alguna ensalada. 


Sigo recomendando esto del semi ayuno, al menos, a base de batidos y licuados. Creo que lo haré de forma periódica.


Buenas noches!!








DÍA 3

Sigue mi semana semi detox, de 5 días. Cada vez estoy más convencida de que la dieta crudivegana depura por sí sola nuestro cuerpo.

Días antes a mi decisión de empezar este semi ayuno a base de licuados y batidos dejé de comer copos de avena (que es lo único cocinado que he tomado, casi a diario, desde que inicié mi andadura crudivegana). También reduje el consumo de dulces como dátiles y de frutos secos así que estos días detox no me están pasando factura.

Ayer hice yoga sin problemas, y hoy, que por fin ha dejado de llover, he ido al trabajo como suelo ir habitualmente, en bicicleta. Unos 12 km. entre ida y vuelta. Tenía cierta preocupación por si, como consecuencia de la reducción de calorías, me costaría más o tendría mareos. El resultado ha sido todo lo contrario. Tengo tanta energía que no me lo puedo creer. No sólo para ir al trabajo, sino para aguantar mi jornada laboral intensiva, para luego hacer unos recados, volver a casa en bici, prepararme mi licuado y comer a las 4 de la tarde. 

Sigo sin tener síntomas de desintoxicación. Sólo mi boca, que sigue un poco pastosa y estoy bebiendo más de lo habitual. Quizá, algún granito más en la cara. Por lo demás, es sorprendente lo bien que me encuentro, la energía que tengo, y el poco hambre que siento.

Recuerdo que hace unos años, cuando ni siquiera era vegetariana, pero ya empezaba a preocuparme por mi salud, me hablaron de la importancia de los ayunos, y en concreto, del ayuno a base de sirope de arce. Dicho y hecho, allá que fui. A por mi desintoxicación.

Recuerdo que lo pasé muy mal. Empecé una noche, de un viernes, porque en todo el fin de semana no trabajaba. Esa misma noche ya sentí un hambre terrible. A la mañana siguiente parecía que tenía vértigo y tenía unos dolores de cabeza fortísimos. Al mediodía, además de estar muerta de hambre, apenas me podía mover del sofá. Perdí 3 kilos en sólo 1 día y no tenía fuerzas absolutamente para nada. El domingo lo dejé.

Qué diferente ha sido todo ahora. Comiendo crudo no tienes mucho que desintoxicar. Me lo habían dicho, pero ahora lo corroboro. No obstante, a pesar de no tener demasiado que desintoxicar, creo que ha sido acertado comer estos días a base de batidos y licuados porque en las últimas semanas reconozco que me había pasado con los dulces y las grasas. Tanto, que tenía una adicción terrible, que ahora ya no tengo.

Tras recibir ayer mi pedido de frutas de Rufino, esta mañana me he preparado un batido verde de espinacas con mango. (Por cierto, que bueno está el mango, qué sabor más intenso y dulce). Como lo que estoy haciendo es un semi detox, puedo tomar mango porque, aunque tiene un índice glucémico elevado, lo tomaré sólo por las mañanas, cuando consumo más energía.
Al batido no le ha faltado el pasto de trigo y también una cucharadita de maca.

A mitad mañana me he tomado una pera y a la 1 de la tarde, me he comido un kiwi. He llegado a casa a las 4 y la verdad es que no tenía nada de hambre.

Para mi comida de hoy, no tenía muy claro qué licuado prepararme, así que he cogido lo que me ha parecido agradable a la vista. Y he dado de pleno. Estaba buenísimo:

-1 manzana
-4 zanahorias
-1 pepino
-2 guayabas rojas (pequeñas)
-un trocito muy pequeñito de calabaza que tenía en un tupper

El resultado ha sido espectacular. El sabor era delicioso.



Este licuado, además de estar muy bueno, me ha dejado llenísima.

Para cenar, me he preparado un licuado que también estaba bastante bueno. Lechuga, tomate y pepino.

Buenas noches!!


DÍA 2

Al igual que ayer, me levanto a las 5 am. Tengo mucho sueño.Lo normal cuando haces un ayuno es tener insomnio, pero yo he descansado como un bebé, como siempre.

También me he levantado un poco mareada, pero se me ha pasado enseguida. Quizá es que cuando ha sonado el despertador dormía profundamente. Por cierto, recuerdo que en mi sueño me habían preparado unos "espaguetis" crudos de calabacín con salsa de tomate... ¿por qué será? Es la primera vez que sueño con comida cruda.

Bueno, volvamos a lo nuestro. Otra de las cosas diferentes que he notado esta mañana ha sido que tenía mocos. Es la primera vez desde que soy crudivegana. Antes era algo habitual cada vez que me despertaba por la mañana.

Anoche me dejé preparado un batido verde de espinacas con piña y pasto de trigo. Además del batido, me he llevado al trabajo un par de mandarinas y un kiwi. No he podido con la segunda mandarina. Es increíble que no tenga hambre!

Finalizada mi jornada laboral, hoy he llegado a casa más pronto. A las 14.30 horas. Me he hecho un licuado de 4 tomates pequeños, 1 pepino y un poco de jengibre fresco. Me apetecía algo más y como me iba a clase de yoga, he repetido el licuado de calabaza de ayer. Pero qué bueno que está!
Creo que ya he encontrado mi adicción detox-cruda: el licuado de calabaza.

Sigo encontrándome muy bien. A parte de mi boca pastosa y las ganas de beber agua continuamente, me siento muy bien. Incluso con mucha energía. He hecho la clase de yoga sin problemas, aunque en algún momento mis tripas han hecho ruido. Tampoco es que tuviera hambre...

Al llegar a casa, sobre las 19 horas, ya tenía hambre. No sabía de qué hacerme el licuado y como tenía muchas ganas de comer lechuga, pues me lo he hecho de lechuga con zanahorias... "leche de chocolate", como se conoce en el mundo crudivegano. Aunque a mi no me sabe nada a chocolate. Le he añadido un trozo de pimiento rojo y estaba malísimo. Me lo he tomado pero creo que el sabor tan desagradable ha provocado que aún tuviera menos hambre.

Éste ha sido mi segundo día. No tengo hambre y no me siento mal pero veo mi nevera llena de lechugas a las que me gustaría hincar el diente, pero a mordiscos, y unas setas shiitake... tengo ganas que pasen estos 5 días sólo para masticar, pero no echo de menos nada... ni los frutos secos, ni los dátiles, ni el cacao, ni el ágave. Creo que este detox  está sirviéndome especialmente para desengancharme de mis adicciones al dulce y para empezar a comer de una forma más consciente.

Con lo que sí he tenido tentación ha sido con la "fruta prohibida" de Rufino (solyfruta.com).
Digo prohibida, por lo que os conté ayer. Hay frutas con un índice glucémico elevado que no son recomendables para una dieta de desintoxicación. La suerte que he tenido es que las chirimoyas y los aguacates aún no están del todo maduros. Pero los mangos están en su punto y huelen de maravilla...


Mayumi investiga el paquete de fruta




La fruta "prohibida" de Rufino



En la caja venían también unas guayabas. Tengo que investigar sobre si esta fruta es dulce o ácida y su índice glucémico! Mañana os lo cuento.





Feliz segundo día detox. Buenas noches!!!!



.-.-.-.-.-.-.


DÍA 1 


La semana Detox (de solo 5 días porque no me quiero agobiar) ha empezado hoy mismo. 
Es lunes y voy al trabajo. Como cada jornada laboral, el despertador suena a las 5 am. Por delante se me presentan 11 horas hasta volver a casa a comer. Suena duro, más si lo que nos espera es una semana detox.


No obstante, por recomendación de Antonio Ortega, nutricionista, haré un semi detox, es decir una comida fuerte al día, y dos más con licuados.
Así pues, he decidido hacer la comida fuerte por las mañanas, para aguantar la jornada laboral, y tomarme las tardes y la noche más relajadamente, con zumos o batidos. 


Y hoy he empezado precisamente así, con un desayuno-almuerzo con frutas enteras y verdura sin licuar. Pero he cometido un fallo, he ingerido fruta dulce, como plátano o mango y según he averiguado después, para que los órganos "descansen", especialmente el páncreas, no se deben ingerir frutas con alto índice glucémico. Gracias por la info Irene :)


Mi desayuno de hoy, entre las 7.30 y las 9 am ha constado de:
-un puñado de espinacas
-1 kiwi
-1 mandarina


A mitad mañana, 1 mango


A las 13 horas, 1 plátano




Después del trabajo me he ido a hacer la compra y he llegado a casa a las 16.30 horas.
No tenía nada de hambre. Así que me he preparado la comida (un licuado) con mucha calma.


He comido, pasadas las 5 de la tarde, un licuado con todo esto:
-1 manzana
-1 taza de brocoli
-jengibre fresco
-3 zanahorias
-perejil
En total, me ha salido un vaso de unos 200 ml.


También me he preparado otro licuado de calabaza, por si tenía más hambre. Y me ha salido, igualmente, un vaso de unos 200 ml.


He de reconocer que el licuado de calabaza está SUBLIME!! Dulce y muy suave al paladar. Pero me lo he bebido casi a la fuerza. No me lo podía acabar.




Había pensado poner pimiento y pepino, pero finalmente no lo he añadido.Y éste ha sido el resultado.






Paso toda la tarde muy bien. No tengo ninguna molestia y tampoco tengo hambre. Lo que sí tengo es mucha sed y la boca un poco pastosa. No paro de beber agua!!


Para cenar, me preparo un licuado de piña y espinacas. Añado unas moras. Está realmente delicioso, muy cremoso y dulce. Esto es vida!!!!!


Seguro que estoy haciendo algo mal.






Buenas noches! Mañana más detox!!!







7 comentarios:

  1. ¡Los mangos y las chirimoyas son una de mis frutas favoritas! Con fruta tan deliciosa como esta no puede ser tan difícil hacer unos días de detox. Gracias por compartir tus experiencias. Tienes un blog muy bonito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que los mangos que acabo de comprar, ecológicos, no tienen nada que ver con lo que había probado hasta ahora. A las chirimoyas aún les queda un poco para madurar, así que las dejaré para después del detox. Espero tomar más fruta por las mañanas y dejar definitivamente de comer los copos de avena. En estos días me he dado cuenta de que estoy mejor sin ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy chulo tu blog. Es una gran ayuda a todas las personas que estamos tonteando con lo crudo y que aún no encontramos fuerzas/recetas para dar el salto definitivo.
    P.D: La licuadora esa es la que han usado en mi casa toda la vida. Dios!!! tiene mas años que yo, jeje. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro JuleS. Sí, la licuadora la rescaté del armario de mi madre. Ella no la gastaba y va de maravilla. Licúa hasta pasto de trigo, así que imagina lo contenta que estoy y el dinero que me he ahorrado por no comprar una nueva!

    ResponderEliminar
  5. Con mi novio siempre hacemos una semana de detox cada 6 meses, más o menos, pero este año lo salteamos porque no tenemos juguera ni licuadora... Ahora con ver tus fotos y tus ideas me dieron ganas! Hace rato que estoy tentada de arrancar con comida raw, y ya me anoté algunas de tus ideas :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Bibi muchas gracias por compartir con tod@s tu experiencia, yo me estoy tanteando para hacer mi primer ayuno por unos 4 o 5 días y tu contada experiencia me va a ayudar :) ¡gracias!

    ResponderEliminar